Carnaval – Finales de febrero / principios de marzo

Como ocurre en el resto del universo católico, el Carnaval previo a la Cuaresma imbuye a varias ciudades y pueblos españoles en festividades que duran más se una semana: desfiles por calles llenas de color, actuaciones de todo tipo y asistentes ataviados con máscaras y disfraces extravagantes; y, obviamente, también tiene mucho de comer y beber. Los hay de todo tipo: Cádiz en Andalucía, especializado en humor y sátira; Santa Cruz, la capital de Tenerife, con su toque caribeño; o Las Palmas, capital de Gran Canaria, donde destaca la gran cantidad de drag queens y espectáculos realmente llamativos.

 

Las fallas de Valencia – Marzo

A mediados de marzo, esta elegante ciudad mediterránea se viste de gala con motivo de la festividad de San José. El punto clave de las celebraciones son los ninots, gigantescas caricaturas elaboradas con papel maché que representan figuras políticas y fantásticas y que se acaban quemando en hogueras en las calles; bandas de música, fiestas en la calle y una gran juerga general amenizan alrededor de una semana llena de diversión. Las fallas han sido incluidas en la lista del Patrimonio Mundial Inmaterial de la UNESCO, bajo la explicación de “creación colectiva y salvaguardia de las artes y oficios tradicionales. Una fuente de orgullo comunitario que contribuye a la identidad cultural y mejora la cohesión social. En el pasado, la fiesta era una forma de preservar la lengua valenciana cuando estaba prohibida”.

 

Semana Santa – Abril

Desde el Viernes de Dolores (3 de abril en 2020) hasta el Domingo de Resurrección (12 de abril en 2020), las elaboradas procesiones están organizadas por cofradías cuyos miembros, los nazarenos, marchan con trajes de diversos colores y coronados por los capirotes puntiguados sobre la cabeza. Las celebraciones más conocidas se encuentran en Andalucía, como en Sevilla o Málaga, donde los pasos (estructuras de madera sobre las que descansan las imágenes religiosas) son guiados a peso por personas. También es muy conocida la Semana Santa de Zamora, en Castilla-León, por su carácter medieval, y es que sus orígenes se remontan al año 1179.

 

Feria de Abril de Sevilla – Abril

Comenzó como una feria de ganado en 1846, y desde entonces la Feria de Abril se apodera de la capital de Andalucía cada primavera: desfiles de carruajes y jinetes, corridas en la plaza de todos de la Real Maestranza y, en el recinto ferial, numerosas carpas ataviadas con lonas de rayas (llamadas casetas) y decoradas con motivos tradicionales. ¿Lo más sorprendente para el visitante? Las sevillanas, uno de los bailes españoles más conocidos a nivel internacional. ¡Una celebración de cultura regional en su máxima expresión!

 

Fiestas de San Isidro en Madrid – Mayo

Cada año, del 11 al 15 de mayo, muchos madrileños participan en una fiesta que conmemora la canonización en 1622 del santo patrón de la capital de España, San Isidro, con un programa de eventos que se desarrolla en el centro de la ciudad y en el distrito de Carabanchel, al otro lado del río Manzanares. El punto álgido de San Isidro tiene lugar en el parque Pradera de San Isidro, donde muchos lugareños se visten con trajes del siglo XIX. De carácter cultural más que religioso, San Isidro tiene su vertiente castiza (tradicional) de Madrid y también otra más moderna con una gran variedad de actuaciones, desfiles y, claro está, fiestas en la calle y en los bares.

 

Víspera de San Juan – Junio

El 23 de junio, en la noche antes de la Fiesta de San Juan Bautista, no son pocos los rincones de España que celebran la Noche de San Juan con imponentes y coloridos festivales callejeros, también encendiendo cientos de hogueras en playas de todo el país (saltar por encima de ellas se cree que ayuda a las personas a deshacerse de los malos espíritus, en una reminiscencia a tiempos precristianos). El solsticio de junio era ya celebrado por celtas y otros pueblos antiguos para marcar el final de la primavera y la llegada del verano.

Y, si ponemos zoom sobre el mapa, hay lugares con giros locales propios: en Málaga, por ejemplo, los malagueños aprovechan las hogueras de San Juan para asar y compartir entre ellos una típica receta local, los espetos de sardinas; en Galicia, esa noche no se concibe sin una queimada al lado del mar, una libación instantánea que se enciende y que conlleva una buena dosis de misticismo y conjuración; y en la ciudad costera de Alicante, por su parte, les Fogueres de Sant Joan se celebran desde 1928 con figuras gigantes de colores que se tienen su sutil semejanza con las Fallas de Valencia.

 

Festividades en horno al Apóstol Santiago en Santiago de Compostela – Julio

En Galicia, uno de los hitos festivos del año se ubica en las dos últimas semanas de julio, coincidiendo con la festividad de Santiago Apóstol cada 25 de julio: son las fiestas del patrón de Santiago de Compostela, la capital gallega, declarados como Patrimonio Mundial por la UNESCO. Es costumbre ver una proliferación de trajes regionales y música/bailes folclóricos, también junto a otros conciertos y exposiciones de carácter más contemporáneo. Lo más destacado son las dos sesiones de fuegos artificiales, una el 24 de julio y otra el 31 de julio como cierre de fiestas, así como la misa del 25 de julio en la catedral de Santiago, cuyo punto culminante es el movimiento de una enorme hornilla de incienso llamada botafumeiro.

 

La Tomatina en Buñol, Valencia – Julio

El último miércoles de agosto (el día 26 en 2020), esta ciudad de poco menos de 10.000 habitantes se cuadruplica en población cuando miles de visitantes se unen a los vecinos para arrojarse unos a otros más de 115 toneladas de excedentes de tomates locales, ya que se trata de un área fértil para el cultivo de verduras. Las fiestas comienzan la noche antes, y son famosas por cómo quedan teñidas de rojo calles, plazas y las vestimentas de los asistentes. Se dice que la Tomatina se originó en 1945.